Carrascosa de la Sierra (Cuenca)

Carrascosa-de-la-Sierra

Si te quieres perder unos días, si buscas tranquilidad, sosiego y buenos estímulos para la vista, el olfato, el gusto y el tacto emocional de las cosas auténticas te recomiendo un lugar: Carrascosa de la Sierra, en la provincia de Cuenca.

Llegamos sobre el mediodía provenientes de Cuenca, donde el último tramo de carretera (CM 210) circula entre hoces en paralelo al río Guadiela y que pasa por la conocida (por su marca de agua) localidad de Solán de Cabras.

Allí nos esperaba la Señora Nati, cuya casa rural habíamos alquilado para pasar la Nochevieja, una mujer entrañable que te acoge como si fueras de la familia y te transmite su espíritu inquebrantable y su gran vitalidad.

Nada más entrar a la casa, y después de colocar las compras que habíamos hecho en la ciudad esa misma mañana, nos pegamos un merecido homenaje con los caldos de esta tierra y sus espectaculares viandas. La hora del vermut se hace más auténtica con una reliquia de cenicero como este. (foto desde le teléfono)

RECEPCION

Una vez calmada la “sed” nos dimos una vuelta de exploración por el pueblo

PLACA

No había ni un alma por la calle, hasta que nos sorprendió un altavoz al grito de: ¡Zapaatos y zapatiiillaaaaas deportivas!, ¡sólo media horaaaaa!, ¡en la Plaza del Ayuntamientoooo!! a lo que siguió el hilo musical con uno de los hits de todos los tiempos: “Se me enamora el Alma” de la Pantoja… y todo el álbum después… Momentazo increíble, las calles vacías y la Pantoja  a todo trapo.

Como ratones de Hamelín, seguímos la cantinela hasta la Plaza y nos dimos de bruces con el acontecimiento. El Chacho Juan, “El Saino” y yo nos miramos con los ojos fuera de las órbitas y la sonrisa de oreja a oreja… buscámos siempre el surrealismo y el surrealismo había llegado en su máxima expresión. La escena “Fellinesca” continúa con una niña en patinete a toda velocidad mirando de reojo al camión zapatero, primera habitante, vista y no vista, ziuuuum!!!.

De repente la puerta del Ayuntamiento se abre (ñiiiec) se asoma un hombre de mediana edad… y se vuelve a meter dentro (falsa alarma). A todo esto llamo por teléfono a los que estaban por llegar y les cuento la situación.

De nuevo se abre la puerta del Bar (Ayuntamiento, como lo oís) y sale un hombre mayor, decidido, gallado en mano y con el paso propio de la edad, directamente hacia el camión. Se comienza a probar unas zapatillas de estar por casa (de esas de cuadraditos) con una sola mano y sin dejar de apoyarse en el bastón.

Cruza por allí un auténtico land rover (cuarto habitante) momento de esta foto (sentado en el banco mi compañero de viaje “el Saino”).

ARRIBADA

Llegan en esos momentos parte de nuestra expedición, Ana, Mara, Zuriñe y Fus y “los perros de colores” totalmente descojonados de la risa al comprobar que todo era cierto, nos faltó bailar al ritmo de la tonadillera. Y en el culmen de ese último acto, la quinta habitante, como no, la Señora Nati que acude también al mercado ambulante y que sonríe al vernos tan animados, mientras se presenta a los nuevos inquilinos.

Solo faltaron los aplausos para cerrar aquel fastuoso final, aquello era un auténtico sainete y no se me ocurre mejor forma de empezar unos buenos días de vacaciones. Y lo que faltaba por llegar!!.

Nos fuimos todos a almorzar (aunque ya eran las cuatro de la tarde). Tomamos el café en el patio trasero de la casa, comenzaba a caer la tarde y no habíamos parado de contarnos todas las cosas que nos habían pasado estos 4 y 5 meses que no nos habíamos visto, hasta que una escena nos dejó a todos con la boca abierta. Un rebaño de ovejas pasaba por delante del patio y una de ellas acababa de parir.

Fui a por el objetivo largo y el trípode e hice esta serie que he titulado “El parto de los corderos”, así de peliculero soy.

El-Parto-de-los-Corderos_1

El-Parto-de-los-Corderos_2

El-Parto-de-los-Corderos_3

El-Parto-de-los-Corderos_4

El-Parto-de-los-Corderos_5

 El-Parto-de-los-Corderos_6

Os puede parecer una ñoñería, pero para mi fue uno de los mejores momentos de aquellos días (junto al anterior) al menos de los más mágicos. De repente te sitúas en el mundo, la realidad natural te da una hostia y te dice que la vida es algo más que ganar dinero y vivir cómodamente, que los problemas cotidianos los son menos y que toda la crispación social y los enfrentamientos ideológicos no son nada más que lodo artificial que no nos deja ver el verdadero espectáculo de la naturaleza de la que formamos parte.

Rápidamente cayó la noche, y con ella los que faltaban Ruth y Pumuki, motivo suficiente para seguir celebrando el reencuentro.

Después de cenar me dí una vuelta y saqué unas fotos del entorno.

Casa-Nati

Bar_Ayuntamiento noche-en-Carrascosa

A la mañana siguiente nos preparamos un gran desayuno, habíamos decidido ir a Beteta (próximo post) y al Nacimiento del Río Cuervo (próximo post) en la Vega del Codorno y volver a media tarde para empezar a preparar la Cena de Nochevieja.

breackfast-in-Carrascosa

Mientras el segundo turno terminaba hice estas fotos de los “otros” habitantes de Carrascosa

como-el-perro-y-el-gato

Lassie en Carrascosa

Pasamos el día en el monte (próximo post), “haciendo ganas” para pegarnos una buena y abundante cena y que aún nos quedaran fuerzas para la fiesta posterior. Mientras llegaba el momento un nuevo paseo por el pueblo para aprovechar su “hora azul“.

Faro-de-carrascosa

carrasca-en-Carrascosa

atardecer-en-Carrascosa

La cena fue una risa, todos disfrazados, comimos las uvas, y DJ Pumuki nos hizo bailar hasta las tantas después de los fuegos artificiales de Fus (todo un clásico) para dar la bienvenida a este nuevo año. Tan solo una muestra, el resto queda para nosotros.

fin-de-año-en-casa-Nati

Algo después, fuimos a celebrarlo con nuestros acogedores vecinos de Carrascosa al Bar (Ayuntamiento) de Carrascosa, y allí nos dieron las 6 de la mañana conociendo y disfrutando con una gente estupenda que se lo pasó en grande con nosotros.

A la mañana siguiente (bueno, la tarde siguiente) fuimos a la Laguna de el Tobar a dar un paseo (próximo post). A la vuelta nos hicimos un par de sartenes de Migas y probamos el Morteruelo (echadle un ojo a la receta y veréis que cosa más “light”) que nos había traído amablemente Nati.

MIGAS

Era indispensable un paseo nocturno para rebajar semejante pitanza.

juegos-de-luna

Termial-C4-Carrascosa

La estancia se hizo corta, al día siguiente partíamos para visitar las Majadas (próximo post) para después comer y hacer algo de turismo en Cuenca, ya todos juntos.

Lo dicho, si te gusta el Mundo Rural, y quieres conocer un pueblo especial esta es la mejor opción: Carrascosa de la Sierra, la de Cuenca.

patio-trasero-de-Casa-Nati

5 comentarios el “Carrascosa de la Sierra (Cuenca)

  1. […] nuestro “campamento” en Carrascosa de la Sierra hicimos esta excursión la mañana del 31 de Diciembre. Salimos relativamente temprano, y tras […]

  2. […] más en… Carrascosa de la Sierra. Comparte:MásCorreo electrónicoShare on TumblrMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te […]

  3. […] poco más de un cuarto de hora de donde teníamos alquilada la casa rural en Carrascosa de la Sierra, se encuentra un precioso pueblo llamado Beteta. Un lugar con encanto, sin duda, que hace las veces […]

  4. […] Majadas una pequeña localidad a medio camino entre el pueblo donde habíamos pasado unos días, Carrascosa de la Sierra y la ciudad de Cuenca. Aquí no encontraréis aglomeraciones, autobuses de turistas japoneses, […]

  5. Acabo de descubrir vuestro recorrido por Cuenca y estoy tomando nota de todo, me encanta lo bien organizado que esta el recorrido rural por la sierra de Cuenca.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s