Tierras Altas de Soria

Molinos-camino-de-vea

Para el viajero del Sur, cualquier incursión en dirección al superior paralelo terráqueo, supone un añadido de ilusión y aventura. En esta ocasión tuve la oportunidad de conocer un nuevo territorio, tan desconocido, tan pretérito, las Tierras Altas de Soria son explícito vestigio de la historia  humana y su relación con el medio natural. Extremas condiciones que no arredraron a sus antiguos habitantes, recios de carácter, decididos en la rutinaria labor de rentabilizar los frutos de la tierra a consta de esfuerzo y determinación. Hasta que el brillo del acero urbano fue diezmando sus poblaciones, sus oficios y costumbres, hasta que no quedó un sólo pañuelo de despedida.

El autobús nos dejó en San Pedro Manrique, centro neurálgico de la Comarca, una rápida visita a la panadería para comprar una hogaza y un par de “tortas de chinchorras”, que según nos había contado Estrella, la dueña del Bar Chacano en Enciso, durante el café, gozaban de buena fama. Desde el mismo pueblo podemos coger el GR 86 y PR-SO 107 que nos adentran en el curso del Río Linares, un camino salpicado cíclicamente por numerosos molinos abandonados.

ruta-de-los-molinos

En uno de esos recodos observamos un grupo de buitres en las rocas más altas del cañón. Casi al límite de la óptica de mi objetivo pude hacer un par de instantáneas de un par de ellos.

buitres

buitres_2

Pequeñas florescencias de hongos y setas aún se resistían en las postrimerías del otoño.

hongos

Y el musgo, que siempre me ha fascinado por su extraña y mullida apariencia.

micromundos

Como os decía, el camino te ofrece diversas visitas a antiguos molinos de agua. Algunos de ellos conservan su estructura arquitectónica, una batalla sin fin entre la piedra y las especies vegetales, donde de vez en cuando un imaginario armisticio temporal  les permite convivir en armonía. Para ejemplo este “jardín interior” que tanto me llamó la atención.

bosque-interior

Los unos modestos, otros verdaderas joyas de la arquitectura rural de interior.

molino

Un puente nevado.

puente-de-nieve

Un puente colgante.

puente-al-molino

Pero a mi lo que más me despertó la curiosidad fueron las inscripciones que pudimos observar en todos y cada uno de ellos. Algunas tan crípticas como esta: “ATAR LA CABALLERÍAS ENE” ?

atar-la-caballería

las más usuales eran sumatorias y miles de números esparcidos por toda la estancia,

cuentas-de-molinero_2

Mi amigo y compañero de ruta aquel día, Jóse, me dijo que resultaban ser cuentas de trasacciones de harina y a mi se me vino a la cabeza una frase muy antigua que recordaba haber escuchado alguna vez “Cuentas de Molinero”.

cuentas-de-molinero

Al contrario que las previsiones de tiempo, el día era expléndido y un cielo luminoso nos acompañó durante toda la jornada, bueno casi… pues llegamos de vuelta a Enciso más bien entrada la noche, pero esto es otra historia, una historia de agujetas instantáneas y diferencias de longitudes de piernas, 🙂

rio-linares

Otro de los molinos de la ruta.

molino-abandonado-2

molino-abandonado

rueda-dentada

ruedas-de-molino

Junto a uno de ellos había un pequeño refugio con un “libro de visitas”, bueno más bien “libreta de visitas”, en la que por supuesto firmé.

lobro-de-visitas

gira

Jóse me fue diciendo y enseñando diversos tipos de setas.

seta-tardia

Más adelante llegamos a Vea, un pueblo abandonado en mitad de la Ruta. Allí anduvimos un rato explorando todos sus rincones.

vea_1

La iglesia, o lo que queda de ella,

vea_2

sus casas,

vea_3

donde aún se conservan curiosos muebles como este pupitre de colegio,

vea_4

leones en mitad del monte soriano,

el-leon-de-vea

y suelos hidráulicos.

vea_5

rio-de-vea

Salimos de Vea en dirección oeste, cruzando el río y atravesando monte a través antiguos terrazos de cultivo salpicados de curiosas formas vegetales

un-arbol-con-vestido

arbol-invadido

e impresionantes ejemplares de encina.

encina_contorsionista

Incluso “árboles flauta”.

arbol_flauta

Pasmos por otro pueblo abandonado, Valdemoro y a continuación emprendimos la subida hasta la majada que delimita las provincias de Soria y La Rioja. Nuestro siguiente destino era el Hayedo. Podéis ver esta ruta en http://goo.gl/maps/UyTKq Falta el trazado hasta Enciso, …se acabó la batería del móvil 🙂

Panorama_sierra

Aquí si había llegado el invierno, una lástima no haberlo visitado en todo su esplendor.

el-hayedo

Después, en un lugar determinado apartado de la ruta unos pocos ejemplares de acebo. Hacía muchos años que no los veía.

acebo_1

acebo_2

acebo_3

Y a la caída de la tarde avistamos en varias ocasiones grupos de ciervos que se dirigían a sus comederos.

cierva

cierva2

El camino improvisado pasa cerca de Garranzo, desde allí hasta Enciso

garranzo

2 comentarios el “Tierras Altas de Soria

  1. emilio perez dice:

    Increible fotografias de esta Web, y no mejor el que lo escribe, produce, crea y diseña, todo lo que se encuentra puede tener una doble utilidad, y o de reciclado. Enhorabuena Artista JuanDo, todo esto que estás haciendo debe de llegar a buen puerto si no ha llegado

    • Maestrooooo!!!! tu si que eres un verdadero artista, cuanto echo de menos esas tardes de estampación y grabado en tu estudio. Ojalá algún día las cosas sean favorables y pueda volver a aprender tanto de tí. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s