Playa de las Conchas

Piedra y Montaña Blanca

Aún quedan rincones, recompensas visuales para el que busca la pureza de las cosas sencillas, y todas, absolutamente todas, se encuentran relacionadas con el entorno natural y los sentimientos humanos. Un libro abierto para el que quiere leer, un baño de vida necesario para abstraernos de lo superficial y dimensionarnos en nuestra relación con el mundo. Mi compañera llama a eso “Quemar retina” y ciertamente la luz de este lugar es cegadora en su plenitud.

Os invito a un paseo por la Playa de las Conchas.

Sigue leyendo

El Volcán del Cuervo

camino-de-El-Cuervo

Entrar en un volcán (extinguido, por supuesto :)) supone ya una motivación extra para una excursión de buena mañana. El Volcán del Cuervo en Lanzarote, es además un escenario natural, una anfiteatro pétreo que en ocasiones ha hecho las veces de coliseo gracias a su estupenda acústica. Sus tonos tostados destacan sobre el ocre y los grises de los campos de lava de sus postrimerías, cenizas tostadas bajo el azul del cielo. Su cono es singular, irregularmente tallado, fuera del estereotipo asociado al típico cráter, y formado por diversos materiales, cada cual con su textura y color propio.

Entramos?

Sigue leyendo

Aviones!

aviones_2

Nunca los había visto tan cerca volando, y la verdad es que es impactante verlos pasar en movimiento apenas a unos metros sobre tu cabeza. La pista de aterrizaje del Aeropuerto de Lanzarote comienza justo al borde del mar, entre éste y la misma pista discurre un paseo marítimo que llega hasta la zona turística de Puerto del Carmen. Allí justo, donde las balizas trazan el camino, concurre el punto donde los verás apenas a 30 metros del suelo en la maniobra de aterrizaje.

El flujo de vuelos de este aeropuerto es incesante, y en hora punta puedes hacer cientos de fotografías. Yo me hubiera quedado allí un buen rato más, pero debía regresar… curiosamente cogiendo uno de esos aviones.

Sigue leyendo

Lanzarote, el comienzo de un viaje

La Graciosa

Todos los viajes comienzan con un paso, una decisión, un impulso que cambia tu posición en plano físico, en sus tres dimensiones X, Y y Z.

Pero además, sobre todo, cada viaje obedece a una actitud mental, a una búsqueda de sensaciones y experiencias que reconfortan la primigenia sed de respuestas a otras tantas preguntas que surgen en el caminar de la Vida.

Los viajes nacen en la mente, se sienten en el corazón y se disfrutan en el alma, así, en el persistente viaje de la existencia, así, en todas y cada una de sus etapas.

Viajes que comienzan, que terminan, se interrumpen, viajes que cambian de dirección, de sentido, de rumbo, viajes soñados y viajes sorpresa. Viajes interiores, evasorios, luminosos y oscuros, viajes dentro de otros viajes… Rutas personales, opciones infinitas, la ensoñación, el cosquilleo y el vértigo del inicio, la satisfacción del aventurero cuando se descubre a si mismo en la sonrisa acogedora de otra viajera de la Vida.

Hoy comienzo un viaje, Lanzarote.

Sigue leyendo